¡Qué nos sobren los motivos!

Quiero decir que soy aprehensivo… y bastante. Eso a veces es bueno y, otras veces, mejor.

Desde que me enteré que vendría Sabina no había un día que no le viese en Internet si los boletos estaban a la venta, creo que KR los compró el tercer día de haber sido puestos a la venta y, por cierto, no reparé que estaba enferma –en recuperación digamos-.

Ya con los boletos en la mano solamente quedaba esperar… 21 de noviembre. ¡Qué fácil fuera!; en el intermedio ocurrieron varias cosas: KR debía trabajar ese día y saldría tarde –ya te fregaste, pensé-, luego que ya no y así fue más fácil. Nos reunimos en casa, nos cambiamos y nos fuimos…

Según KR era muy temprano, 5:15 cuando llegamos al CIFCO y sacó a relucir mi gran clavazón con horarios y cosas por el estilo pero, ¡oh, sorpresa! ya había cola… alrededor de 25 personas delante. Una vez más queda demostrado que es bueno tener ciertas fijaciones.

Entre esperas, el pedazo de pizza y la cerveza más caras que he consumido llegó el concierto… No sé de donde sale tanta gente con dinero (cabrones que pueden pagar $115 o que compran cerveza como si las vendieran por balde, bueno si sé) pero todo estaba lleno. Su carisma es tal que recordó a dos de los salvadoreños más queridos: Roque Dalton y Mágico González, aunque a EDH no le guste y solo menciona al segundo. ¡Qué lindo es escuchar la voz rasposa de Sabina cantando esos grandes poemas convertidos en canción!

Todos tenemos expectativas de canciones que queremos oír, a mí me basta con que haya cantado Contigo… (y un par más), me sorprendió que hayan cantado El blues de la soledad y me encantó la comunión con el público. Todavía no logro entender como a algunas personas no les gusta que la gente cante con el artista, compren un disco y ya!

Al final del concierto es pensar en comer algo, tomarnos unas cervezas y pasar la euforia de haber oído a un gran poeta cantando. Fue lindo y lo es más para poder tener recuerdos juntos y que nos sobren los motivos para seguir teniéndolos.

Anuncios

Amaños, fútbol y animaladas

Soy un apasionado de los deportes. Veo en televisión fútbol americano, básquetbol, voleibol, beisbol, golf, atletismo y, por supuesto, fútbol. Practico a veces fútbol y no soy tan malo en algunas otras disciplinas. Pero no soy fanático.

En estos días el tema de moda en la prensa y en la calle es el de los amaños de los partidos, tanto en gente que conoce del deporte como en aquella simplemente escandalizada por la venta de nuestra patria; yo personalmente creo que no es para tanto.

Es cierto que el fútbol es una pasión, que todos sufrimos cuando nuestros jugadores fallan a puerta vacía o dejamos de ver cuando tiran un penal que cambiará la historia del juego, pero todos sabemos que eso no es lo más importante ni en nuestra vida ni en nuestra nación.

¿Porqué la atención se ha vuelto tan grande y mediática? , ¿porqué la fiscalía actúo con tanta celeridad, si está en duda que haya delito según nuestra legislación?; yo creo que es para seguirnos dando pan y circo.

El conflicto de la CSJ ha pasado a segundo plano, nunca se han investigado los posibles “amaños” de diputados para votar por leyes, no nos interesa que la Asamblea y su presidente –hombre del FMLN y lo que eso debería conllevar- no quiera darnos cifras de la planilla de asesores.

¿Porqué nos molestamos tanto con estos jugadores, si es algo que todos hacemos a diario?, si el del bus nos da más vuelto no lo devolvemos, la gente miente en las declaraciones de impuestos, queremos que nos dejen pasar en la cola del súper porque lo que compramos “es poquito”, manejamos ebrios o a alta velocidad y nos enorgullecemos de saber donde están los retenes para que no nos pongan multa; no nos engañemos estamos en el reino de la “animalada”.

Los dos, tres o no sé cuantos millones de indignados por el tema amaños son iguales en su día a día y lo peor es que no se indignan por el accionar de nuestros diputados: por el que baleó a una policía, por el que le pegó a la mujer y ni siquiera un día en bartolina, etc. etc.; y volverán a ser electos.

Mientras los medios sigan poniendo de portada el tema de fútbol y generando opinión mayoritaria en detrimento de otros temas más relevantes para el país estamos jodidos; debemos buscar como sociedad despertar y exigir que los medios sean más serios. No estoy diciendo que este tema no debería ser expuesto, pero no de una manera tan magnificada.

Debemos recordar que ese hecho simplemente es el reflejo de la sociedad, que nuestro pequeño actuar diario es igual: engañar, aprovechar y ser más “vivo” que el resto.

Así que por favor recuerden, es solo fútbol.

El caso “Beatriz” y los medios

El caso de “Beatriz” ha levantado mucha polémica en nuestro país, pero en la realidad no ha generado un debate consciente y verdadero en la población. En mi caso particular estoy de acuerdo con el aborto -para zanjar cualquier pregunta que tengan-  pero no trata sobre esto lo que quiero escribir; sino sobre el nefasto papel de los medios de comunicación en todo este circo.

El día de hoy en la mañana TCS tenía tres invitados para hablar sobre el tema: Regina de Cardenal, el Dr. Mayora y una abogada de la cual no recuerdo el nombre, queda claro que los tres son fanáticos religiosos para los cuales todos los que no comulgamos con sus ideas pasaremos la eternidad en un lago de fuego –en el mejor de los casos-; no había ningún invitado que representara la posición contraria, alguien que estuviera de acuerdo en el aborto al menos el de este caso.

Toda la entrevista fue una apología sobre el mal, sobre el sufrimiento indecible del feto en los abortos, en mostrar casos de otros países –léase USA- donde se hacen barbaridades porque el aborto está permitido y, no bastando con eso, pervertir de manera mal intencionada las palabras diciendo que el aborto terapéutico NO EXISTE porque no cura a la embarazada de sus enfermedades.

Se debe aclarar que el aborto terapéutico no se le llama así por curar la enfermedad de la mujer sino porque disminuye los riesgos del embarazo que ponen en peligro la vida de la madre, como sucede en este caso de Beatriz.

Como oír a la Sra. de Cardenal más de un minuto es demostrar una disciplina espartana, me puse a hacer “zapping” y llegué a Canal 8 donde también se tocaba el caso con una entrevista a un médico, ex presidente de un comité bioético (que por este caso creo que nos enteramos que existía) y la postura era la misma; lógicamente este canal es católico y no podemos esperar otra postura –ellos no  hacen periodismo sino proselitismo- pero si me llamo la atención que decía lo mismo sobre el aborto terapéutico, en pocas palabras todos se han puesto de acuerdo sobre como confundir la opinión de los salvadoreños que se “informan” por los medios.

El punto es:¿están los medios salvadoreños informando y tratando de crear una conciencia crítica en la población?, la respuesta es NO y por eso no hay un debate serio sobre este tema, los medios no están informando sino parcializando la realidad. Creo que no he dicho nada nuevo con esto, pero los que creemos que la gente merece informarse para tomar decisiones debemos actuar, publicar en nuestros blogs (aunque nadie los lea), hablar con los conocidos, etc. para ir creando una masa crítica. Además debemos publicar en el facebook, twiter de ellos que no estamos de acuerdo en que solo presenten una cara de la moneda.

No importa lo que cada quien crea sobre este caso, lo importante es que la decisión que tomemos esté basada en información real y no sesgada. Además nuestra posición sobre este caso debería ser anecdótica, acá lo importante debería ser lo que quiere Beatriz y su familia.

LO IMPORTANTE EN UN PAÍS DEBE SER QUE LAS DECISIONES SOBRE EL ABORTO LOS TOMEN LAS INTERESADAS y no grupos fanáticos de ninguna índole, ni a favor ni en contra.

Pi

No… no estoy acá para hablar de la película, sino del maravilloso e irracional número π.

Hoy es el día de π, un número que todos conocemos aunque no nos guste. La gente nerd o geek, locos para el resto de mortales, harán muchas cosas conmemorando este día.

La primera cosa que muchos se preguntarán ¿de dónde ha salido la idea de nombrar este día como el de pi?; recordemos que pi vale 3.1415927 -3.1416 en bachillerato- y en el mundo anglosajón equivale a 3/14 este día.

La matemática es un mundo incomprendido, abstracto, difícil y, para muchos, totalmente inútil en la vida diaria. Podríamos ponernos a discutir si es cierto o no que la matemática es útil o no para la vida diaria; desde la humilde aritmética la cual es usada para que no nos bajen con las cuentas o con el vuelto en un restaurante de lujo o en un vulgar chupadero, hasta la encopetada derivada en la cual se basa mucho método de medición de terrenos.

Pero no estamos acá para ponernos en dimes o diretes sobre la importancia de la matemática sino para contarle alguna de las cosas que los “locos” harán para festejar el día: aprenderse 100, 1000 o más digítos de pi y recitarlos, ver la película “Pi, fe en el caos”, hacer una caminata de 3.14 kms y muchas otras cosas.

Si hay niños en nuestra casa –no tan chicos- les propongo hacer una actividad, esto no con el objetivo de demostrar que somos nerds sino que para ir quitando el miedo a las matemáticas y hacerlas más terrenales. Lo primero es recordarles que el área de un círculo es πr², por lo tanto π es igual a a/((d/2)²) donde d es el diámetro, a es el área y r es el radio; sé que lo estoy torturando… aguántese.

El experimento es hacer un círculo en el suelo con chibolas. El total de chibolas es a y d es el número de chibolas que atraviesan de un lado a otro el círculo pasando por el centro. Con esos dos números calculamos el valor de pi; si hacemos un círculo más grande y volvemos a hacer el cálculo veremos como ese valor se acerca cada vez más al valor de pi.

Este experimento no es invento mío agradezcan al matemático y divulgador Marcus du Sautoy.

Por hoy los dejo de martirizar, tengan un feliz día de π.

P.D. Las chibolas del mismo tamaño –allí venden por el Sagrado Corazón-, el círculo háganlo dibujado con una tapadera antes de colocar las chibolas a menos que tengan dotes extremas de dibujante.

NO

Siempre me ha gustado el cine. Veo lo que sea, desde Bruce Willis corriendo contra expertos militares pero sin puntería hasta ver la operación enclavada en Irán para rescatar a unos gringos de la embajada canadiense.

Esa capacidad de tener un amplio espectro en el gusto peliculero es una evolución en El Salvador, vienen tantas películas mediocres y tan pocas buenas que el gusto debe adaptarse o morir.

Ayer vi NO, en la computadora, esa gran película sobre un gran hecho: la campaña del NO organizada por la oposición chilena para sacar a Pinochet del poder, el final es de sobras conocido.

Varias cosas me gustaron en la película, primero una muy buena actuación de Gael García Bernal; segundo, el uso de cámaras de U Matic para darle mayor veracidad .

Pero en realidad lo que más gusto fueron dos cosas en el hilo argumental:

Los pleitos generados en la Concertación (los partidos de oposición unidos en el No, eran 17 creo) por las diferentes visiones, desde comunistas, socialistas, democrátas cristianos –no confundir con los actuales de acá-, etc.

El segundo punto es el hecho de definir que se quiere en un campaña electoral: hacer campaña para ganar o para hablar sobre lo que nunca se ha podido decir.

Estos dos puntos me llamaron mucho la atención porque son reflejo de la izquierda latinoamericana y, desde conocimiento particular, de la salvadoreña; varias corrientes de pensamiento –para no llamarlos partidos- dentro del partido tratando de enfocar los puntos importantes para cada uno; pero sobre todo queriendo hacer una campaña publicitaria con gran contenido histórico y social pero sin conectar con la gente, con lo que la gente espera de una publicidad. Este último punto no se ha logrado todavía entender enteramente por nuestra izquierda.

Luego de ver esta película, les recomiendo busquen una ECA del análisis publicitario de la campaña de ARENA y FMLN luego de las elecciones del 94; yo debo tenerla, la buscaré…

14 de febrero

Hoy es 14 de febrero, día del amor y la amistad… Nunca lo he celebrado, al igual que muchas más fechas y reconociéndolo ha sido unos de mis errores. Esto me ha llevado a ser catalogado como una persona insensible por parejas sentimentales, un huraño por compañeros de trabajo y amigos, etc., etc., un cabrón o un hijueputa en el mayor sentido de ambos palabras.

Para mí es difícil expresar los sentimientos hacia los demás, sobre todo en fechas basadas en estándares establecidos por una tradición aumentada por el comercio, pero entiendo que las personas necesitan muchas veces esos gestos y, para mí es imposible hacerlos de manera natural.

Por esa razón me pregunto ¿qué es el amor?

Veamos primero el amor más fácil de dibujar: hacia la familia (y no toda) ; por ellos somos capaces de no darnos un gusto por dárselos a ellos, de abrazarlos de manera natural –en mi caso, esto solo sucede con mis hijos-, de sentirnos tristes si ellos lo están. Esto es amor, al menos a mí queda claro.

El siguiente sería hacia nuestros amigos, acá si ya nos metemos en aguas profundas; para algunos el amor entre amigos implica abrazos, llamadas a cada rato y muchas cosas más, personalmente creo que a los amigos se les demuestra afecto oyéndolos cuando tienen problemas y si podés les ayudas, invitarlos a un café o una cerveza cualquier día; no se demuestra dándoles regalos este día ni el de su cumpleaños, preferiría acompañarlos en la muerte de un familiar. Uno de mis mejores amigos ya murió, para mí es señal de que lo amaba el hecho de que sigo recordándolo y hasta fui a una misa de cabo de año – siendo yo ateo-.

Viene ahora el amor más complicado, hacia la pareja. Acá hay miles de formas de entenderlo, desde aquellos que se tratan de “chumelito” hasta otros que no creen necesario decirle te amo al otro –acá me incluyo yo-; entenderán que esta postura talibana no me hace acreedor a relaciones tan duraderas.

Hay otros amores, hacia el resto de nuestros congéneres, hacia los animales, hacia la comida y podríamos mencionar más, pero estos son un poco más difusos aunque no por ellos menos válidos.

Al final no definí que es el amor, lo cual fue adrede. Yo creo que no hay que matarse tratando de hallar definiciones, simplemente sepamos que somos capaces de hacer por otra persona y allí sabremos si la amamos o no. Así que lo principal es saber que estamos dispuestos a hacer por nosotros mismos, así que amémonos a nosotros mismos.

Un comentario poco correcto, me cae mal la gente que tiene amores desmedidos por los animales (ejemplo) pero que son una babosada con el resto de la gente y, sobre todo, con los que socialmente están debajo de ellos (o al menos ellos así lo creen).

Así que dejen de joder con este día, si quiere darle algo a quien sea DÉSELO pero no ponga de excusa este día.

Lecturas y discusiones

Hace pocos días KR me prestó un libro,Todo está iluminado de Jonathan Safran Foer; entiendo que fue un gran éxito a tal grado que hay película (marketing actual ni modo). El es mismo autor de Tan cerca, tan lejos entiendo yo.

La cosa es que a mí el libro no me parece tan bueno como le pareció a KR, llevó la mitad aclaro, y eso nos ha llevado primero a que ella se sintiera ofendida cuando le dije eso y, luego, a sentirse súper ofendida cuando le dije que era una novela kitsch. Lógicamente son cuestiones de gustos y las discusiones son en el plano que deben ser: con ideas y argumentos –subconjunto de las primeras-.

Ella hasta escribió un artículo en su blog, http://accidentalidades.blogspot.com/, acerca de que era kitsch y muchas cosas más; ahora yo hago lo propio pero en realidad no para denostar contra ella ni sus razones sino para reiterar algo que le dije a ella: “que sea kitsch no significa que no esté bien”.

Ser kitsch no solamente es ser barato o mundano, es una forma de ahondar en la modernidad, de crear de manera intencional formas de expresión diferentes. Aclarar este concepto, desde donde yo lo entiendo, nos llevaría a un post más largo.

Y está bien el libro, tanto que hay una frase que me gusta mucho en ese libro (parece que a ella también):

“Eso es amor, pensó ella, ¿no? ¿Cuando sientes la ausencia de alguien y odias esa ausencia más que nada? ¿Más, incluso, de lo que amas su presencia?”

Esa simple frase hace que ¡un libro valga la pena!

Actualización: Por cierto el libro le gusta tanto a KR que tiene 3 entradas de cuando lo leyó, ¡tres entradas!